• Ver carrito de compras

CONVERGE | Tecnología

5 cosas que puedes hacer ahora mismo para mejorar tu presencia online

18 de julio de 2018

Cuando una conexión profesional busca tu nombre en Google, ¿tu presencia online está lista para impresionar?

 

¿Qué es lo primero que haces cuando alguien despierta tu interés? Lo busca en Google. No te avergüences, todos lo hacemos. Tu mamá, tus amigos, tu equipo de Bumble . Y cuando se trata de tu carrera profesional, también los empleadores, reclutadores, clientes, proveedores y colegas lo hacen.  

Por eso, ¿cómo es tu personalidad online? ¿Qué piensa la gente cuando te "conoce" a través de Internet? Aunque puedes ser más bien una persona que prefiere el contacto cara a cara, eso no significa que puedas ignorar tu presencia online. Lo que expones en el universo de Internet es importante. Especialmente cuando se trata de tu carrera profesional. Considera tu presencia online como una audición. Tal vez estés solicitando trabajo, un préstamo comercial o tratando de obtener ese ascenso; en cualquier caso, tu presencia online está en el mercado. Véndete de la mejor manera posible siguiendo estos 5 pasos para mejorar tu presencia online.  

1. Determina tu marca

¿Qué tipo de reputación deseas establecer dentro de tu red profesional? ¿Cuál es tu objetivo final al imponer tu presencia online? Estas son dos preguntas importantes que debes hacer antes de comenzar a actualizar tu perfil online. Si tratas de mantener una reputación como experto en tu campo, averigua qué plataformas online puedes usar para demostrarle a otros que eres una fuente de referencia. Podría ser un blog que actualices y compartas permanentemente dentro de tu red.  

O, si tu objetivo es encontrar un trabajo, ¿has actualizado tu perfil de LinkedIn últimamente? El primer paso, por supuesto, es asegurarte de que tu experiencia esté actualizada, pero también asegurarte de que estás pensando en lo que dice tu resumen sobre ti, actualizar tus habilidades y solicitar recomendaciones. Esas son claves que pueden diferenciarte de otros entre la gran cantidad de solicitantes de empleo. La conclusión es que un desconocido debería poder comprender fácilmente a partir de tu identidad online qué es lo que representas y lo que intentas lograr profesionalmente.  

2. Renueva tu imagen

Somos criaturas visuales, y no importa en qué medida quieras que influyan las apariencias, estas pueden tener aún más importancia cuando se trata de juzgar el perfil online de alguien. Elige fotos de perfil que muestren con precisión la imagen que deseas reflejar. Es posible que una foto de rostro que se recortó de una imagen después de una salida a la noche no cause la mejor impresión de ti como profesional. Intenta subir una foto de tu rostro con aspecto profesional si quieres dar lo mejor de ti. Una foto puede decir mucho, o al menos transmitir que puedes mantener un sentido de profesionalismo y confianza en un entorno de trabajo.

3. Mira tu presencia social

Con tantas plataformas de medios sociales diferentes, Instagram, Facebook, Twitter, Snapchat, etc., puede ser difícil controlar lo que es privado y lo que no. Es totalmente aceptable separar tu vida personal de tu vida profesional, pero ten en cuenta que tu información es pública de una forma u otra, una vez que se comparte en las redes sociales. 

Revisa tu configuración de privacidad y mírala en detalle para determinar qué es exactamente lo que quieres que la gente vea. Si tu Instagram tiene tus salidas diarias a la vista de todos, configura tu cuenta como privada para que tengan que solicitarte el acceso. Para tu cuenta de Facebook, si no quieres que la gente te busque, mira a qué eventos asististe o revisa esos álbumes de fotos de la universidad que subiste hace años y que ya habías olvidado, y actualiza la configuración de privacidad como corresponde.  

También puedes impedir que te busquen en Facebook para que solo tú puedas hacer amistad con otros. Para Twitter, toma nota: cualquier cosa que tuitees se encuentra en una plataforma pública que alienta la participación viral. Si lo usas con fines profesionales, tuitea lo que sea relevante para tu industria y deja de lado el resto. En cuanto a los videos de Snapchat y las historias de Instagram, ten cuidado con lo que grabas. Nunca sabes quién está mirando ni quién conoce a quién. Una vez que comienzas a hacer conexiones, el mundo se vuelve más pequeño de lo que crees, e Internet nos ha permitido establecer una red amplia en la que los grados de separación se reducen al instante.  

Artículos relacionados