• Ver carrito de compras

CONVERGE | Tecnología

3 ciudades están marcando la pauta de la revolución del scooter eléctrico

Conoce cómo tu scooter eléctrico favorito apareció en la escena. 

 

Un nuevo elemento ha aparecido en las calles y aceras de varias ciudades en todo el país y es el scooter eléctrico. Autos, autobuses, motos y trenes han abierto el camino para el scooter de la nueva era, uno que cuenta con motor eléctrico y te permite llegar del punto A al B en poco tiempo. Han causado una gran revolución en la población y el gobierno de las ciudades que han expresado varias sensaciones, desde la aceptación total del vehículo eléctrico a la molestia o preocupaciones justificadas. Si bien la revolución eléctrica ya se lanzó de alguna manera, todavía queda un largo camino por recorrer. Te presentamos
información exclusiva sobre el scooter y las ciudades que están sentando las bases para la expansión de los scooters eléctricos.    

 

¿Qué es un scooter eléctrico? 

 

Un scooter eléctrico es un vehículo motorizado de dos ruedas equipado con manubrio y una tabla para pararse. Los usuarios entran en movimiento sin tener que mover las piernas. Si esto es difícil de visualizar, imagina un scooter Razor más una Segway, en 2018. La mayoría de los scooters eléctricos pueden andar hasta 15 millas por hora.

 

La necesidad de un transporte rápido, fácil y económico para viajar en distancias cortas, más el surgimiento y el auge de la industria del transporte compartido, han llevado a la creación de scooters eléctricos para transporte compartido. Bird, Lime, Skip, Scoot y Spin están entre las compañías pioneras de alquiler eléctrico. Solo tienes que descargar la app de una compañía de scooters y conectar tu tarjeta de crédito para comenzar a andar. Puedes usar la app para ubicar y conectarte con un scooter cercano y luego ir a un destino por tan solo $1 para comenzar y 15 centavos cada minuto posterior. Cuando terminas, solo tienes que estacionar tu scooter sin base donde terminaste y, como está conectado con una compañía, otra persona puede ubicarlo en su propia app para usarlo. 

 

¿Por qué tanto revuelo al respecto? 

 

Hay aspectos positivos y negativos de los scooters eléctricos. Algo positivo es que han le ofrecido a los habitantes de la ciudad una forma de transporte urbano sin los inconvenientes de manejar un auto, encontrar un Lyft o usar el transporte público. El modo de transporte parece ser ideal para distancias cortas, que es muy común en las ciudades grandes y compactas. Los scooters eléctricos ofrecen una opción económica de transporte. 

 

Aunque el concepto parece tener buenas intenciones, el reciente negocio de los scooters para transporte
compartido todavía tiene que resolver la logística. La presencia de este nuevo elemento en la cuadra, o en este caso en las calles y aceras, ha provocado el enojo de peatones y conductores. Ya que los scooters se pueden dejar en cualquier lugar que desee el usuario, pueden convertirse en obstáculos en el ambiente donde residen.  La mayoría de las aceras y calles no fueron creadas pensando en los scooters y, en muchas ciudades, estos vehículos eléctricos no pueden circular por las aceras, por lo que los usuarios deben andar por las calles. Entonces, si bien hay carriles para bicicletas que pueden usar los usuarios de scooters y ciclistas, e indirectamente los autos, estos carriles se terminan y los scooters tienen que circular a la deriva por calles que no están preparadas para el revolucionario vehículo. 

 

La seguridad del usuario es otra preocupación importante. Con las aceras desparejas y la amenaza de ser chocados por un auto, los usuarios circulan bajo su propio riesgo. El uso de cascos es recomendado y, en algunos estados, exigido por ley, pero se cumple poco y además con el concepto de uso de los scooters eléctricos que se pueden recoger desde cualquier lugar, es probable que los usuarios no los usen o no tengan un casco a mano.  

 

¿De qué manera combaten las compañías las percepciones negativas?

 

La percepción negativa es mala para los negocios y las compañías que alquilan scooters están buscando maneras de resolver esto a través de diversas tácticas.  Muchas compañías ahora piden a los usuarios que comprueben que han estacionado en un lugar apropiado. Para promover la idea de que los scooters eléctricos son la clave para crear accesibilidad en las poblaciones de menores ingresos, las compañías han propuesto viajes con descuento para aquellos que se encuadren dentro de este grupo. Los usuarios también pueden donar parte de su tarifa a una organización sin fines de lucro a través de algunas apps para scooters. La idea es que estas pequeñas iniciativas tengan luego un gran impacto en la eliminación de las percepciones negativas.  

 

Las ciudades más grandes establecen el precedente en cuanto a los vehículos eléctricos

 

Del mismo modo en que se autoriza solo a ciertos  proveedores  de televisión por cable  ofrecer  servicios en regiones designadas, las compañías de scooters eléctricos deben recibir aprobación de las ciudades. 

 

En San Francisco, se presentó una prohibición para scooters en junio pasado, después de que algunas compañías de scooters desplegaran sus vehículos sin aviso ni aprobación, lo que provocó inconvenientes en las calles empinadas y en las aceras. La ciudad ahora encontró la solución a través de un programa piloto de scooters eléctricos, al seleccionar a Scoot y a Skip como las dos compañías autorizadas para operar un número designado de scooters en la ciudad. Controlar el tamaño de la flota de scooters disponibles es una manera que tienen las ciudades de controlar el tráfico de scooters. Estas dos compañías fueron elegidas en base a varios factores pero uno de los puntos más favorecedores fue el mecanismo de "bloqueo" para evitar que estos vehículos interfieran el espacio de los peatones en las aceras.  Además, Scoot pide a los usuarios que vean videos instructivos antes de usarlos. 

 

Washington D.C. también ha establecido normativas para que cumplan las compañías de scooter. El Departamento Distrital de Transporte (DDOT, en inglés) permitirá hasta 600 vehículos eléctricos por cada compañía a partir de 2019, con el potencial de aumentar la flota cada trimestre en un 25%. También en este momento tienen un programa piloto con cinco operadores de scooters eléctricos participantes, Skip, Bird, Lime, Lyft y Jump (de propiedad de Uber). Las compañías pueden solicitar el permiso el próximo año si aceptan mantener un "buen uso del espacio público, tener seguridad en el vehículo y mantener las condiciones de transferencia de datos y adherirse a ellas", dice la DDOT. 

 

Cambridge, una ciudad del área metropolitana de Boston, ha tomado una firme decisión con respecto a los scooters eléctricos y prohibió su uso hasta desarrollar medidas adecuadas para que se puedan usar dentro de su densa planificación urbana. Sin embargo, en realidad estos vehículos eléctricos son técnicamente  ilegales según la legislación estatal de Massachusetts, que requiere que los scooters eléctricos tengan luces de freno y luces de giro. Si bien la ciudad coordina con sus municipalidades la manera de crear una normativa para los scooters, las compañías de scooters eléctricos deberán considerar también realizar algunas mejoras en sus vehículos para que se autorice su uso en las calles.  

 

La revolución del vehículo eléctrico ha comenzado. Estas grandes ciudades están dando forma a la manera en que las compañías de scooters eléctricos harán su entrada y también buscan la manera ellas mismas de integrar de manera efectiva el scooter como parte del tráfico y el transporte regular.  

 

Artículos relacionados