• Ver carrito de compras

CONVERGE | Tecnología

Esports 101: qué es y porqué debería importarme

25 de mayo de 2018

A esta altura, probablemente ya hayas escuchado de "esports", una palabra que en inglés suena mucho como deportes pero con una "e" al comienzo.

 

Por: Ezra Meyers

A esta altura, probablemente ya hayas escuchado de "esports", una palabra que en inglés suena mucho como deportes pero con una "e" al comienzo. Como en la palabra email, la "e" significa "electrónico" y en ambos casos, parece no tiener mucho sentido ya que con lo último que asociaríamos a cualquier de los dos términos es con el concepto de electricidad.

¿Por qué Esports?

Para el desconocedor, la noción de esports puede llevar a una pregunta perfectamente razonable: ¿por qué debería mirar cómo las personas juegan con los videojuegos o corren carreras con vehículos drones cuando fácilmente podría hacerlo yo mismo?

Lo cual es justo, pero antes de descartar los esports por completo, considera estas otras preguntas:

  • ¿Por qué debería mirar cómo las personas juegan al fútbol cuando puedo jugar a la pelota en el patio?
  • ¿Por qué debería mirar cómo las personas juegan al básquetbol cuando puedo tener un aro en la entrada para el auto? 
  • ¿Por qué debería mirar golf cuando puedo tener mis propios palos?
  • ¿Por qué debería leer un libro cuando tengo la capacidad de escribir palabras en un papel yo mismo?

Los competidores de Esports tienen un nivel de habilidades en el juego elegido que la persona promedio simplemente no puede equiparar, así como Aaron Rogers tiene un nivel de habilidad en el fútbol y en los comerciales de State Farm en televisión, que sin importar cuánto juegue al fútbol de toque o te grabes diciendo el eslogan al espejo, no podrás equiparar. Por supuesto que es divertido practicar deportes uno mismo, pero puede ser incluso más divertido mirar a alguien que domine el deportes hacer cosas que nunca hayas imaginado.

La competencia de profesionales en videojuegos es una consecuencia natural de papel que los videojuegos han llegado a tener en nuestra cultura. Mucho antes de la MLB, el béisbol amateur se jugaba en todo Estados Unidos (y todavía se hace). Y mucho antes de los esports, las personas jugaban a Ms Pac-Man y Donkey Kong.

Estos no son eventos menores. Las comunidades en línea de esports son grandes y existen prácticamente en todos los juegos. Personas de todas las edades miran y discuten esports en línea mediante YouTube (como este  canal de League of Legends con 2.6 millones de suscriptores),  TwitchESPN y muchos otros canales (busca en Google un juego que te guste + comunidad). Y la naturaleza de los esports hace que tanto el jugador como el espectador puedan interactuar con el otro de formas que simplemente no son posibles en otros deportes. LeBron James no puede conversar y responder las preguntas de varios fanáticos mientras le hace un pase sin mirar a Kevin Love. Los jugadores de esports muchas veces hacen justamente eso (con excepción al pase sin mirar).

¿Qué cuenta como un esport?

Un esport puede ser prácticamente cualquier competición de videojuego (o relacionada con videojuegos) que permite que por los menos una persona gane y la otra pierda.  Similar a cualquier otro deporte.

Hay una enorme variedad de videojuegos y estilos para mirar. Hay ligas devotas a estrategias militares, boxeo y lucha, tiradores en primera persona, carreras (tanto con videojuego o con vehículos drones) e incluso versiones digitales de deportes reales como fútbol y hockey.

Espera, ¿por que mirarías a otras personas jugando al fútbol cuando puedes mirar la NFL? Bueno, la NFL no está disponible todo el año. Además, el equipo que sigues probablemente no ganó el Super Bowl. Y, en los esports, es posible lograr lo que en un deporte normal sería imposible.  Uno de los juegos de esports más populares es el Rocket League, que es muy similar a fútbol, pero los competidores manejan autos voladores mientras intentan anotar goles. No hace falta decir que este juego sería imposible en la vida real.

¿Qué pueden ganar los jugadores?

Honor. Gloria. Derecho a alardear. Trofeos. Dinero. Todas las cosas que las personas quieren ganar cuando compiten.

Hay mucho dinero en los esports. La competición por invitación más grande del año pasado, la International 7, otorgó $25 millones en premios y el equipo ganador se llevó $11 millones de este total. Eso es solo una parte de los $696 millones que generaron los esports en 2017, una cifra que se espera que suba a  $1.5 mil millones para 2020.

Artículos relacionados