• Ver carrito de compras

CONVERGE | Entretenimiento

3 hábitos saludables de verano para mantener listos a los niños

27 de julio de 2018

¿El verano está perjudicando la educación de tu hijo? Estos son tres hábitos saludables de verano para mantener listos a los niños.

 

 

El verano llegó. Es hora de sacar el toldo de los toboganes de agua, ​​llenar las pistolas de agua y comer algunos s'mores. Antes de comenzar con tus aventuras de verano, asegúrate también de dedicar algo de tiempo a aprender. La educación puede ser una ocurrencia tardía en medio de la diversión del verano, pero la negligencia puede llevar a la fuga de cerebros, es decir la falta de aprendizaje que se produce durante el receso de verano.

Las investigaciones muestran que los estudiantes obtuvieron calificaciones más bajas en los exámenes que rindieron al final del verano en comparación con el mismo examen que rindieron antes que comenzara el verano. La buena noticia es que crear hábitos saludables puede evitar esto. Estos son tres hábitos saludables de verano para mantener listos a los niños.

Leer

A medida que las escuelas cierran para el verano, se abren las listas de lectura. Si bien los niños pueden quejarse, la lectura de verano es fundamental para el aprendizaje y el desarrollo. Los niños que leyeron al menos cuatro libros durante el verano obtuvieron mejores calificaciones en las pruebas de comprensión lectora que aquellos que no lo hicieron. Si tu hijo tiene dificultades para trabajar en sus tareas de lectura de verano, ten en cuenta algunas estrategias nuevas. Actividades tan simples como un viaje a la biblioteca o empacar libros para las vacaciones familiares pueden ser beneficiosas para promover hábitos de lectura. Como los niños a menudo pierden interés en la lectura, el 60% de los padres dijo que dejaban que sus hijos eligieran sus propios libros. Los sitios como Brightly ofrecen completas listas de libros de verano para todas las edades, así puedes asegurarte de que tu hijo se mantiene informado durante todo el verano.

Si no es suficiente, considera un programa de incentivo de la lectura. Ofrece a tus hijos una visita a la heladería o $5 por cada libro que leen. Apoya sus intereses para verlos tener éxito. La mejor noticia es que cuanto más tiempo pasen frente a un libro, menos tiempo pasarán frente a una pantalla. Ahora eso es un triunfo.

Experimentar

Sólo se puede aprender una cantidad limitada de cosas a partir de un libro. Gracias a los museos y zoológicos, puedes mejorar fácilmente la experiencia de aprendizaje de tu hijo. Los museos ayudan a los niños a tomar posesión de su aprendizaje al permitirles participar en exhibiciones interactivas, hacer preguntas de seguimiento y abrir un debate para un aprendizaje extenso. Si no puedes responder la pregunta de tu hijo, no te preocupes. Estos lugares te permiten aprender juntos. Las nuevas tecnologías de realidad virtual lo hacen aún más fácil al conectarse con museos para dar vida a las muestras históricas a través de las aplicaciones móviles. Asegúrate de tener Internet de Alta Velocidad de Cox para  acceder a más de 500 WiFi hotspots y descargar estos recursos cuando estés afuera. Dado que las excursiones escolares están disminuyendo rápidamente, es posible que los niños ya no tengan estas experiencias durante el año escolar. Aprovecha su tiempo libre para entusiasmarlos con la educación.

Jugar

El verano puede seguir siendo pura diversión y ninguna tarea para los niños (o eso creen). Desde equipos de fútbol hasta clubes de ciencia, los niños pueden beneficiarse de las rutinas que implican el trabajo en equipo. Los deportes los exponen a una competencia sana que puede resultar en  mayor toma de decisiones, autocontrol y disciplina. Tampoco olvidemos el beneficio social. Al conocer nuevos compañeros y desarrollar habilidades sociales, los niños pueden sentirse más cómodos cuando ingresan a una nueva clase en el otoño. A medida que corren por el campo todo el verano, no quedarán motivos para la fuga de cerebros.

Artículos relacionados