CONVERGE | Tecnología

Hermanos de larga distancia: cómo usar la tecnología para mantenernos en contacto​

21 de abril de 2020

Así es como mi hermano y yo nos mantuvimos cerca cuando me mudé al otro lado del país.

Siempre idolatré a mi hermano mayor, por lo que era obvio que lo seguiría a la ciudad de Nueva York después de la universidad. El vivía en Brooklyn y yo en el Alto Manhattan. Teníamos amigos distintos, trabajos distintos, vidas distintas, pero siempre nos las arreglamos para encontrar tiempo para el otro. Luego, hace cinco años, me mudé al otro lado del país. Me preocupaba que nuestra relación se resintiera, pero irónicamente, lo que ocurrió fue todo lo contrario: gracias a la tecnología, mi hermano y yo estamos más cerca que nunca. Así es como lo hicimos:

Mirando televisión

Aunque parezca difícil de creer, mirar televisión hizo maravillas en nuestra relación. Cuando recién me mudé a LA, fue difícil conectarme. Teníamos rutinas muy diferentes, distintos estilos de vida y estábamos en diferentes zonas horarias. Pero después de unos meses, nos dimos cuenta de que teníamos una cosa muy importante en común: ¡mirábamos los mismos shows!

Empezó con "Game of Thrones". Nos reservábamos el domingo por la noche para ver el último episodio y luego lo comentábamos el lunes por la noche. Una vez que terminábamos de hablar sobre el show, siempre pasábamos a una conversación más profunda, y resultó ser una excelente manera de mantenernos en contacto. Cuando terminó la temporada de "Game of Thrones", no fue difícil encontrar otro show para fanatizarnos.

Gracias a aplicaciones de streaming como Netflix y Amazon Prime, puedes seleccionar una serie para disfrutar con un amigo o familiar, y luego armar tu propio calendario de visualización. Cox On Demand también tiene un montón de opciones. Para buscar por cadena o género, solo di "Watch On Demand" a tu Contour Voice Remote.

Video Chat

Tres años después, acababa de tener un bebé y la esposa de mi hermano estaba embarazada. Fue difícil estar separados durante ese tiempo tan importante en nuestras vidas, pero apps como FaceTime y Google Hangouts lo hicieron mucho más fácil. Durante los primeros meses de vida de mi hijo, pudimos hablar por FaceTime casi todos los días. Mi hermano vio a mi hijo darse vuelta por primera vez, y estábamos hablando cuando su esposa entró en trabajo de parto.

A decir verdad, durante ese período estuvimos más conectados que cuando vivía en Nueva York. Solía llevarme más de 45 minutos llegar al apartamento de mi hermano en el metro, pero ahora podemos conectarnos en cuestión de segundos. Además, el video chat nos permite hacernos un tiempo con el único propósito de pasarlo juntos, así que en realidad sacamos más provecho de cada interacción. Me hizo preguntarme por qué razón no lo usamos antes.

Intercambiando fotos

Pasaron otros dos años y nuestros bebés se han convertido en niños hechos y derechos.  A nuestros hijos les encanta hablar por FaceTime entre ellos, pero dado que vivimos en lados opuestos del país, es inevitable perderse algunos momentos importantes. Simplemente no podemos estar en cada cumpleaños, cada logro del desarrollo, cada momento divertido. Por suerte, las app de intercambio de fotos y los medios sociales nos permiten grabar y compartir estas experiencias más tarde.

Mi hermano creó una cuenta Flickr donde publica todas las fotos y videos más recientes de mi sobrina. Gracias a eso, pudimos verla comer su primer plátano, caminar sola por primera vez y escucharla decir su primera palabra. Del mismo modo, mi marido y yo creamos una cuenta privada de Instagram para nuestro hijo, donde seleccionamos momentos específicos solo para nuestra familia. Ahora todos nuestros seres queridos pueden verlo crecer, sin importar cuán lejos vivan.

Mi hermano y yo crecimos juntos, pero no es por eso que somos unidos. Ahora que somos adultos, hemos podido conocernos de otra manera, y honestamente puedo decir que nos hemos convertido en mejores amigos. Cuando recién me mudé a LA, pensé que teníamos una relación muy buena gracias a la tecnología, pero ahora me doy cuenta de que era al revés. Usamos la tecnología para conectarnos porque tenemos una gran relación.

Artículos relacionados