• Ver carrito de compras

CONVERGE | Entretenimiento

¿Qué sucede cuando pierdes un sentido? La ciencia detrás de los súpersentidos

01 de marzo de 2019

¿Alguien más se asustó con Bird Box (levanta la mano)? Averigua lo que realmente sucede cuando pierdes un sentido.

Netflix puede estar haciendo más que solo entretener a los espectadores, algunas películas también les están enseñando. En el recién estranada original de Netflix, Bird Box, el personaje de Sandra's Bullock hace precisamente eso. 


Sin ningún spoiler (pero si no lo has visto ... ¿qué estás esperando ?), la película sigue a una familia que debe permanecer con los ojos vendados para evitar la fatalidad. Los espectadores pronto descubren que los niños en pantalla de Sandra Bullock han desarrollado un mayor sentido del oído debido a su falta de visión. Bastante loco, ¿verdad? Bueno, esta no es la primera vez que se descubre la idea de los "súpersentidos". 


Los científicos se refieren a este fenómeno como neuroplasticidad intermodal: la capacidad del cerebro para volver a reconectar los sentidos cuando se elimina uno. Entonces, ¿por qué sucede esto y cuánto tiempo ha estado pasando? Aquí tienes todo lo que debes saber sobre los súpersentidos.

 

La historia de la neuroplasticidad intermodal


El descubrimiento de la neuroplasticidad intermodal fue algo así como un accidente. Michael Merzenich, un investigador de la UC San Francisco, se dispuso a probar lo contrario. Creía que cada parte del cerebro tenía una función fija. Por lo tanto, si se perdiera un sentido, no sería capaz de adaptarse. Para su sorpresa, aprendió que el cerebro era increíblemente flexible. De hecho, podría volver a conectar completamente los sentidos para contrarrestar el déficit. Entonces, ¿cómo funcionó este fenómeno? El proceso puede ser complejo, pero dividámoslo en una explicación más digerible:

 

En pocas palabras, el cerebro está formado por una red de neuronas (también conocidas como células que transmiten señales). Las neuronas crean conexiones dentro de esta red que nos permiten realizar ciertas actividades. Por ejemplo, una cadena de neuronas conectadas puede ayudarte a recordar el episodio de la semana pasada de tu programa de TV favorito mientras que otra puede ayudarte a recordar la letra de tu canción favorita. Cuando se pierde un sentido, estas conexiones se rompen. Pero, el cerebro intentará modificarlas y crear nuevas conexiones para imitar la anterior. Es importante tener en cuenta que estas redes se fortalecen a través de la experiencia. Entonces, cuanto más realices ciertas actividades, más fuertes serán las conexiones. 


Piensa en ello como cantar tu canción favorita. Cuanto más cantas, más palabras entiendes y recuerdas la segunda vez. ¿Crees que es impresionante? El cerebro es bastante bueno para volar nuestras mentes.

 

Los súpersentidos en la vida real


Si bien este fenómeno puede parecer extraño, es probable que conozcas a personas que ya lo han experimentado. Una de las figuras más históricas para aceptar la neuroplasticidad intermodal es el músico, Ray Charles. De hecho, algunos incluso lo llaman "el efecto Ray Charles" (aunque, los espectadores modernos de la televisión ahora pueden llamarlo "el efecto Bird Box"). Aunque Charles era ciego, su cerebro reconfiguró sus sentidos para aumentar sus habilidades auditivas. ¿El resultado? Un músico de clase mundial y pionero de la música soul. Aprender a tocar el piano sin visión no es una tarea fácil. A menudo, Charles tenía que usar una mano para leer la partitura en braille mientras presionaba las teclas con la otra. Este inconveniente en la práctica lo llevó a dominar el arte de la memorización en cortos períodos de tiempo. En este caso, los sentidos auditivos de Charles se intensificaron enormemente a través de experiencias inmersivas en la St. Augustine School para sordos y ciegos. Allí, fue desafiado todos los días para construir nuevas conexiones auditivas en su cerebro.

 

Otra cara famosa de la neuroplasticidad intermodal puede ser la estrella de uno de tus programas de televisión favoritos. Marlee Matlin (también conocida como Jodi Lerner en The L Word y Jocelyn Turner en Quantico) perdió la audición de niña. Desde entonces, ha aprendido a centrarse en el movimiento corporal para entender mejor la comunicación. En una entrevista, Matlin compartió que "las expresiones faciales y el lenguaje corporal pueden ser tan importantes como el diálogo". La falta de habilidad auditiva de Matlin ha sido compensada a través de nuevas conexiones visuales en la red neuronal de su cerebro.

 

El fenómeno de neuroplasticidad intermodal está redefiniendo las deficiencias sensoriales como las conocemos. De hecho, es posible que no sean "discapacidades" en absoluto. Por ahora, seguiremos llamándolos "súpersentidos" (porque seamos sinceros, suena mucho mejor). 

Artículos relacionados