• Ver carrito de compras

CONVERGE | Tecnología

Las historias de un cortacables reformado

12 de julio de 2019

Nos fuimos a vivir juntos. Él no quería televisión por cable. Cortamos el cable, y esto es lo que pasó.

 

Hace unos años, me fui a vivir con mi pareja. Fue un paso emocionante en nuestra relación. Combinamos nuestro equipamiento de cocina, elegimos muebles nuevos, instalamos TV por cable e Internet... Pero, espera, él no quería TV por cable. Así es; sin saberlo, me había mudado con un "cortacables". ¡Oh, no! Después de varias discusiones, decidimos no suscribirnos a un servicio de televisión. Lo que sigue es el relato auténtico de lo que ocurrió después. 

Abstinencia

No voy a mentir. Al principio, cortar el cable fue difícil. Crecí en una casa con muy pocas limitaciones en materia de TV, y estaba acostumbrada a la libertad de ver lo que quería, cuando quería. De la noche a la mañana no poder contar con eso me pareció un castigo inmerecido, y que fuera tan injusto me hizo enojar. ¿De qué servía tener televisión si no teníamos cable? 

Mi novio en ese momento sugirió que buscáramos alternativas a la televisión por cable, y encontramos varias. Nos suscribimos a servicios como Hulu, Netflix y Prime Video. Estas opciones eran muy buenas y nos ofrecían muchos programas y películas que nos gustaban, pero aún había cosas que extrañaba de la televisión en vivo. 

Por empezar, añoraba el ritual de ver programas en tiempo real. Mi pareja y yo destinábamos ciertas noches de la semana a ver los episodios nuevos de nuestros programas favoritos... pero sin cable, teníamos que esperar a que se lanzaran en los servicios de streaming. Esto era particularmente problemático en los finales de temporada, porque solía haber muchos spoilers en las redes sociales. Sí, cortar el cable iba a ser más difícil de lo que había pensado, pero por el bien de mi relación, estaba decidida a que funcionara. 

Aceptación

Habían pasado dos años, y yo había aprendido a vivir sin cable. Me estaba yendo bastante bien. Sabía dónde encontrar la mayoría de mis programas favoritos, y como los servicios de streaming empezaron a crear contenido original, podía ver los episodios nuevos en el momento del lanzamiento. Además, mi pareja había aprendido a transmitir en vivo eventos como la entrega de los Premios Tony y el campeonato de básquetbol de la NCAA. 

Es cierto que había una demora y, como nuestras paredes eran delgadas, escuchábamos la reacción de nuestros vecinos a una jugada importante antes de poder verla. Eso arruinaba un poco la experiencia... pero, bueno, era el pequeño precio que había que pagar, ¿no? Y sí, algunos de los servicios a veces cerreban la sesión porque sí, y teníamos que recordar qué contraseña usar e ingresarla cinco veces antes de poder seguir viendo nuestro programa. O a veces nos quedábamos sentados veinte minutos mientras el sistema se cargaba, sin ningún motivo aparente... pero valía la pena, ¿no? Yo lo hacía por mi novio. Además, estábamos ahorrando dinero, ¿no es cierto?

Se restablece el orden

Uno supone que, al cortar el cable, también está cortando la cuenta del cable. Pero pronto nos dimos cuenta de que, con todos los servicios de streaming a los que nos habíamos suscripto, todos los meses pagábamos más de lo que salía una suscripción de cable. También aprendimos que, teniendo ya Internet y teléfono, podíamos bundle los servicios juntos para ahorrar más. ¡Eso nos convenció! 

Mi novio en ese momento finalmente aceptó, y volvimos a tener cable. Enseguida nos dimos cuenta de que era diferente a lo que recordábamos. ¡Ahora era incluso mejor! Aún tiene los beneficios tradicionales de la TV por cable, pero con el agregado de las aplicaciones de streaming como Netflix y Prime Video, todo en uno. Literalmente, todo lo que nos gustaba estaba en un solo lugar. Ya no teníamos que ir de un lado a otro. Con servicios como Contour TV de Cox, obtienes TV en vivo más acceso a su gran biblioteca   On Demand .  Puedes decir cosas como "Marvelous Mrs. Maisel" y "Stranger Things" en el control remoto por voz y se reproducirán. ¡Así de fácil! Y para que no tengas que iniciar sesión todo el tiempo en todos tus servicios de streaming, la mayoría de las contraseñas pueden guardarse después de ingresarse una vez. ¡Es muy fácil! 

Finalmente, la lucha había terminado. Mi novio y yo no solo habíamos sobrevivido a la sequía del cable, sino que nuestra relación era más fuerte que nunca. 

Poco después de restablecer el servicio, nos casamos. Es una historia real.

 

Artículos relacionados