• Ver carrito de compras

CONVERGE | Tecnología

Cómo la tecnología me ha ayudado a ser un mejor papá

Como periodista de tecnología y padre de un niño de casi 3 años, me sorprende lo rápido que mi hijo ha incorporado los equipos a su vida. Ya maneja el botón de encendido/apagado en el control remoto del televisor, tocar y deslizar en el iPhone ahora son actividades automáticas e incluso es aficionado a la conversación ocasional con Siri.

Si bien esto se convierte en un intervalo divertido cuando vienen amigos, también estoy constantemente evaluando cuánta tecnología debo llevar a mi hogar, sin mencionar cuándo es apropiado que mi hijo conozca esa tecnología. Estoy seguro que es una pregunta a la que la mayoría de los padres ahora enfrentan con cierto temor. Pero en lugar de dejar que el miedo me domine, pasé los últimos 30 meses enfrentando las incertidumbres de la tecnología y encontrando formas de usar los equipos a mi disposición para conectarme con mi hijo. Lo que descubrí es que, usadas de manera correcta, las innovaciones digitales que tenemos alrededor pueden ayudarme a ser el mejor padre que pueda, en lugar de interrumpirnos o distraernos de lo que realmente importa: construir nuestra relación.

Estas son algunas formas en que he usado la tecnología para acercarme a mi hijo.

Cuidado con las ausencias

Como muchos padres que trabajan, a veces tengo que levantarme y salir de casa antes de que mi hijo se despierte. Tampoco ayuda que mi hijo duerma hasta tarde, por lo general duerme hasta las 8 a.m. (excepto los fines de semana que, ¡por supuesto, se despierta a las 5 a.m.!). Detesto no vernos por la mañana, especialmente si también sé que probablemente llegue a casa tarde esa misma noche.

Para explicar por qué no le sirvo la leche en su cereal, uso el iPad de la familia para grabar un mensaje de video en la mañana para que él lo vea mientras cucharetea el desayuno en la cocina. Me pongo creativo con los mensajes, a veces uso estrellas invitadas de su caja de juguetes, pero nunca me toma más de dos minutos de la mañana dejar algo que sé que lo hará suyo. Es una gran sorpresa para él y piensa: "Papá pensó en mí antes de irse".

Siempre hazte tiempo para la hora del cuento

Si viajo por trabajo, es fácil para mí grabar un audio o video rápido, leyendo una de las historias favoritas de mi hijo. O incluso mejor, usar FaceTime, Skype o Google Hangouts para leerlo en vivo desde lejos. Leerle a los niños es una de las mayores inversiones que podemos hacer, y odio faltar a esta parte del día tanto como él. Cuando usamos el video, en lugar de sentir mi ausencia y enojarme cuando no estoy ahí, mi hijo realmente espera estas ocasiones porque la experiencia es diferente, y por lo tanto más emocionante que la que siempre tiene cuando estoy en la habitación. Es sólo una forma diferente de mantener la rutina diaria.

Monitor para bebés vs. blues para trabajar sin parar

Tener una cámara WiFi en la habitación de un niño es algo sencillo. Después de todo, tiene mucho sentido ya que es una forma de asegurarnos que están felices y tranquilos durante la noche. Sin embargo, creo que es realmente útil y mejora la relación con mi hijo cuando no estoy en casa.

Estar alejado de la familia por negocios a menudo puede volverse encantador, pero estar alejado de la familia durante días y días puede tener un costo emocional. Como ayuda en los momentos más solitarios, a veces solo necesito verlo, sentirme conectado, y por eso uso esta tecnología para mí, no sólo para él. Todavía no está 100 por ciento seguro de qué es "esa cosa en la pared", pero me da consuelo saber que está feliz y calentito.

Listado de reproducción para la hora de juegos

La música siempre fue una parte importante de mi vida y he tratado de transmitírselo a mi hijo. Creé un listado de reproducción en Spotify sólo para él, que recopila todas las canciones que le gustan y ocasionalmente presenta otras estrellas. Hay una mezcla ecléctica de música, desde los clásicos de Motown hasta Morrissey, y todos los domingos por la mañana enciendo el listado de reproducción a través de mis altavoces Bluetooth y pasamos un poco de tiempo bailando, tocando y cantando. No hay pantallas LCD, no hay reglas, solo hay libertad para moverse y reírse. Principalmente, de mi mala coreografía. Al mismo tiempo, vamos creando una banda sonora como recuerdo que nos permitirá compartir momentos a medida que envejecemos. Y apuesto a que reproduciré este listado de reproducción cuando se case o cumpla 18 años.

Mayor confianza en la pantalla grande

La mayoría de los televisores modernos facilitan la reproducción de videos y fotos desde tu teléfono a la pantalla grande, y eso me da todas las herramientas que necesito para desarrollar la autoconfianza y la autoconciencia de mi hijo. De vez en cuando me gusta buscar un video donde lo grabé haciendo algo especial y reproducirlo en la pantalla para puede ver su progreso en un tamaño más grande que el real. A menudo se sorprende de sus propios logros cuando vuelve a mirar los videos en la pantalla grande, y me da otra oportunidad de ponderarlo, lo que hace que sus hombros se ensanchen, su pecho se hinche y camine con la cabeza bien alta.

¿Por qué hago todo esto? Quiero que mi hijo esté entusiasmado con la tecnología y esté preparado para un mundo que va a depender más de la tecnología a medida que pase el tiempo. Estoy tratando de mostrarle que en el lugar y el momento adecuados, la tecnología puede ser una herramienta poderosa que nos permita estar más cerca como familia. Al menos hasta que descubra Snapchat.

Artículos relacionados