• Ver carrito de compras

CONVERGE | Entretenimiento

5 consejos para criar hijos bilingües del mismísimo primer mundo

25 de junio de 2019

Los medios de comunicación de calidad bien elegidos pueden contribuir a las metas bilingües de tu familia sin sobreexponer a tus hijos a las pantallas.

 

Al crecer hablando inglés en los Estados Unidos, rara vez pensé en el idioma. Pero después de vivir y trabajar en Costa Rica (donde conocí a mi futuro esposo), cuando me embaracé, supe que quería que mis hijos fueran bilingües. 

 

Apenas nació mi primera hija, establecí la regla de no hablar inglés en casa. No me di cuenta entonces, pero esto significó agregar toda una dimensión nueva de dificultad a mi vida como madre primeriza. No solo amamantaba a mi bebé a toda hora, de noche y de día, leía todos los libros acerca de crianza a mi alcance y tenía problemas para ocuparme de mí misma, sino que también le hablaba a mi hija solo en español... todo el tiempo. Estaba tan decidida a cumplir mi objetivo que cuando estaba totalmente agotada, no hablaba para nada, porque no sabía las palabras correctas en español.

 

Encima de todo esto, seguía leyendo acerca de los efectos perjudiciales del  tiempo de pantalla en niños pequeños. Recuerdo con claridad pensar cuánto más fácil sería si dejara de controlar todo y simplemente encendiera el televisor. Pero me tomaba muy en serio las reglas sobre tiempo de pantalla de la Academia Estadounidense de Pediatría, y me aterraba la idea de "arruinar a mi bebé" si la exponía a los medios de comunicación. 

 

Unos pocos meses después, estaba cansada, me sentía aislada y lentamente me iba dando cuenta de que no tenía sentido, además de que no era sostenible, que mi esposo y yo fuéramos los únicos que enseñaban el idioma en la familia. De hecho, sabía, porque había aprendido español, que existían muchos  librosprogramas y videos excelentes, tanto en español como bilingües, que podían resultar divertidos y ayudarme a  cumplir mejor el objetivo de criar hijos bilingües

 

De modo que empecé a investigar para saber cómo introducir el tiempo de pantalla en nuestras vidas, con cuidado y gradualmente.

 

Comenzamos con algo que recomiendan expertos como APP y Common Sense Media por tratarse de una buena manera para que las familias se vinculen a través de los medios de comunicación: mi esposo  compartía fotos  de su familia en Costa Rica que tenía en su teléfono y le contaba historias de cuando era más joven a mi hija. Continuamos con canciones y videos cortos en español en la tablet y en el televisor. Teniendo en cuenta lo estricta que había sido conmigo misma, me sorprendí al descubrir lo mucho que me divertía cuando cantaba con mi hija. Estos materiales también nos daban nuevos temas de conversación para que pudiéramos practicar nuestro nuevo vocabulario en español. 

 

Criar niños bilingües es una tarea gratificante, pero  no exenta de dificultades. Ahora que mis hijas son mayores, ambas hablan español con fluidez, y estoy muy orgullosa de los esfuerzos que hicimos cuando eran más pequeñas. Pero para tener éxito, realmente es necesario pensar de manera creativa y contar con mucho apoyo. Y si bien los padres deben tener cuidado de no exagerar con los medios de comunicación cuando se trata de niños pequeños, descubrí que usarlos de a poco y gradualmente me proporcionaron el impulso que necesitaba y les dieron a mis hijas la exposición al español que resultó fundamental para que llegaran a hablarlo con fluidez. 

 

A continuación, les presento algunos de los recursos y estrategias que usé para introducir los medios de comunicación cuidadosamente en nuestro hogar y poder criar niños bilingües.

 

Escuchen canciones en el idioma que se habla en casa. La música y las canciones no solo son divertidas y refuerzan el aprendizaje de un idioma, las rimas, los ritmos y las melodías permiten pasar lecciones culturales de una generación a otra. Al principio, agregué un reproductor de CD al cuarto de mi hija y, mientras la cambiaba, escuchaba un CD del artista bilingüe José Luis Orozco (a ella aún le encanta escucharlo ahora que va a la escuela primaria). También armé una  lista de reproducción en YouTube con nuestras canciones favoritas  para escuchar y cantar juntas: en español, claro.

 

Lean auténtica literatura en español. Sabía que necesitaba tener un montón de libros en español en casa, pero me resultaba difícil encontrar libros de buena calidad que no fueran traducciones. Fue entonces cuando descubrí  Books del Sur, una editorial fundada por una exmaestra bilingüe de escuela primaria que importa literatura auténtica en español desde Chile. Empezamos con el paquete de libros para bebés Baby Book Bundle y avanzamos a partir de allí.

 

Dejen que los niños bilingües elijan lo que quieren ver. Admito que fue toda una decisión dejar que mis hijas usen aplicaciones y videos para reforzar el idioma que hablamos en casa. Pero creo que es buena idea que los niños oigan a otras personas hablar el idioma además de los padres, y las aplicaciones y los videos resultaron ser un material tanto divertido como instructivo. Permito que mis hijas usen aplicaciones adecuadas para su edad (aquí pueden encontrar  tres gratuitas para empezar) , además de Pica Pica y Hoopla Kidz en YouTube. Me aseguro de prestarles atención para que no cambien a medios en inglés que aparecen como elementos emergentes con contenido relacionado.

 

Encuentren programas y películas con audio en español. Una vez que descubrí que se puede cambiar el audio a español en algunos programas de Netflix, fue el inicio de nuestra tradición de noches de películas en familia. Una de las favoritas por estos días es  Campanita (Tinker Bell), que ha inspirado a mis hijas a crear disfraces del personaje para Halloween (y, por supuesto, todos tenemos el vocabulario técnico en español para hablar sobre la creación de disfraces). También disfrutamos mirando  VeggieTales en español.

 

Encuentren buenos audiolibros en español. ¡Los audiolibros son fabulosos! A mis hijas les fascina escuchar historias desde que comencé a usar audiolibros cuando tenían unos 2 años de edad. Nos encanta usar Lunii, una caja electrónica sin pantalla con audiolibros que permite que los niños elijan su propia aventura y, a continuación, les cuenta la historia en inglés, francés o español. Además, adoro la serie  Phone-a-Story, de la Biblioteca Pública de Denver, que ofrece historias gratuitas por teléfono en varios idiomas, incluido español. Se puede llamar desde cualquier parte, así que es genial para usar con una conexión Bluetooth durante viajes por carretera.

 

Common Sense Media es una organización independiente sin fines de lucro que ofrece calificaciones imparciales y consejos confiables para que las familias pueden tomar decisiones inteligentes sobre los medios y la tecnología. Mira nuestras calificaciones y recomendaciones en  www.commonsensemedia.org

 

 

Artículos relacionados