CONVERGE | Entretenimiento

8 consejos para trabajar a distancia

26 de marzo de 2020

Cómo trabajar de forma exitosa desde casa durante las restricciones por el Coronavirus.

Si estás trabajando desde casa por primera vez debido a las restricciones impuestas por el nuevo Coronavirus, probablemente estés atravesando un período de gran adaptación. Estos son algunos consejos para ayudarte a atravesar esta transición sin contratiempos:

1. Dúchate y péinate. Sigue una rutina.

Cuando trabajas en casa, lo más importante es mantener tu rutina. Si habitualmente te levantas a una cierta hora para trasladarte al trabajo, continúa levantándote a la misma hora. Desayuna. Dúchate. Vístete como si fueras a la oficina, o al menos quítate el piyama. Todas estas rutinas harán que tu transición sea más sencilla y te mantendrán concentrado.

2. Sal del sofá y ve a la "oficina". Define tu espacio de trabajo.

Si bien puede resultar tentador instalarse en el sofá durante todo el día, es mejor trabajar en un espacio designado con una puerta que puedas cerrar de ser posible. Tener un espacio de trabajo adecuadamente definido ayuda a construir una rutina desde el punto de vista psicológico y a separar el trabajo de la vida en tu hogar. Al ingresar en tu espacio de trabajo, es hora de trabajar. Al irte, es hora de estar presente en tu hogar.

3. Optimiza tu conexión de Internet

​Trabajar desde casa y hacerlo de manera exitosa depende en gran medida de un servicio de internet rápido y confiable. Si bien actualizar la velocidad puede ayudar, existen varias cosas que puedes hacer en tu hogar para asegurarte de que estés aprovechando al máximo tu conexión a Internet. Echa un vistazo a nuestra Guía del propietario para mejorar su WiFI para aprender formas simples de acelerar tu conexión sin tener que gastar dinero extra ni manipular la tecnología ilegalmente. 

4. Luces, cámara, acción. Usa el Videochat.

Para muchos, el aspecto más desapacible de trabajar desde casa es no poder ver a otra gente todos los días.  Por suerte, la mayoría de los servicios de chat ofrecen videoconferencia. A veces es incómodo hablar a través de una cámara de video, y a nadie le gusta verse en pantalla, pero puede ayudar a mantener un buen estado de ánimo dentro de tu equipo y a generar un grado de responsabilidad en todos sus miembros.

5. Shhhhhh. Toca el botón "Mute".

Desde perros que ladran hasta niños ruidosos, nuestros hogares están llenos de distracciones. Ya sea que estés chateando con video o haciendo una llamada de conferencia normal, es importante respetar las normas de etiqueta para que tu reunión sea productiva. Esto implica utilizar el botón "mute" cuando no estés hablando para bloquear el ruido ambiente y mantener el ritmo de tu reunión.

6. Rutina = Concentración

Trabajar desde casa conlleva una serie de distracciones, en especial para muchas personas que también están cuidando a sus hijos. Una vez que hayas definido un espacio y un horario de trabajo, es más fácil concentrarse en lo que hay que hacer. Esto también implica pedirle a tus familiares que respeten tu rutina y asegurarse de que los niños estén ocupados cuando necesitas un momento de tranquilidad. Desde un punto de vista positivo, tu corto trayecto desde tu oficina en casa hasta la sala de estar luego del trabajo debería permitirte pasar más tiempo con tu familia en las noches.

7. Participa con regularidad. No desaparezcas.

Cuando estás en la oficina, en realidad no puedes esconderte. Trabajar de manera remota genera una cierta barrera que algunas personas más introvertidas podrían aprovechar para desvincularse. En la medida de tus posibilidades, resiste al impulso de desaparecer. Asegúrate de participar en las reuniones o en las llamadas telefónicas, para que no se olviden de ti. En algún momento tendrás que volver a la oficina y, cuando lo hagas, estarás mejor posicionado si las personas te recuerdan.

8. Movimiento = salud mental

Asegúrate de estar en movimiento al menos parte del día. Hasta el más sedentario oficinista tiene que levantarse en ocasiones para ir al baño, acercarse a la impresora o preguntarle algo a alguien. Si no te levantas y mueves en casa, puedes endurecerte, sentirte incómodo y descubrir que eres menos productivo. Considera utilizar un escritorio que te permita estar de pie si es posible, o trata de improvisar uno para probar esta opción.

Trabajar de forma remota todo el tiempo es un gran cambio para todos, por eso quizás el consejo más importante sea ser paciente contigo mismo y con los demás. Practica la paciencia, amabilidad y empatía sobre todas las cosas. Estamos todos juntos en esto.

Artículos relacionados