• Ver carrito de compras

CONVERGE | Comunidad

5 formas de maximizar las sobras y minimizar el desperdicio de comida

02 de diciembre de 2019

¡Después de todo, es la temporada de dar!

¿Sabías que en los Estados Unidos se desperdicia alrededor del 40 por ciento del suministro de alimentos cada año?  Según la  USDA, eso equivale, aproximadamente, a 133 mil millones de libras y 161 mil millones de dólares en alimentos que terminan en vertederos. No solo estos alimentos podrían ser provistos al 15% de las viviendas estadounidenses que los necesitan, sino que esos desperdicios conforman la mayor parte de los materiales que hay en vertederos 

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestras comunidades a combatir esta gran e innecesaria pérdida de comida? Las organizaciones gubernamentales, entre ellas, la USDA y la EPA, junto con otros socios locales y estatales privados y sin fines de lucro, trabajan para alcanzar el objetivo de reducir un 50 por ciento del desperdicio alimenticio para 2030. Si bien esta red más grande se esfuerza para reducir los desperdicios y mejorar la seguridad alimentaria para todos los estadounidenses, tú puedes ser parte del cambio desde casa. Saber cuánto dura un alimento y cómo aprovechar al máximo las sobras puede marcar una diferencia en disminuir la cantidad de comida desperdiciada.

A continuación, 5 de nuestras formas favoritas de aprovechar mejor las sobras y minimizar el desperdicio de comida.

Compra de forma inteligente

Disminuir el desperdicio de alimentos en casa es ir a la raíz del problema, y eso comienza desde el carrito de supermercado. Existen algunas acciones efectivas que puedes realizar para comprar de forma más inteligente la próxima vez que vayas a la tienda. Haz una lista... ¡y compra solamente lo que haya en ella! Sabemos que siempre hay tentaciones, pero si solo compras lo que necesitas, es menos probable que tengas que tirar comida (¡y ahorrarás dinero!). 

Almacena de forma adecuada

El conocimiento es poder en lo que respecta al almacenamiento de frutas y verduras. El primer paso para combatir el desperdicio de alimentos es saber cómo almacenar los productos frescos para que tengan mejor sabor y duren más. Seguir las pautas de almacenamiento hace que tengas comidas más sabrosas y frescas, y disminuye las probabilidades de tener que tirar alimentos podridos. Para comenzar, aprende cuáles son los productos que van dentro del refrigerador y cuáles van fuera. 

Además de saber si debes guardar frutas y verduras en el refrigerador o no, también deberías almacenarlas en diferentes contenedores. Algunas frutas liberan gases naturales que pueden acelerar el deterioro de los productos a su alrededor.

Prioriza lo que comes

Un ajuste simple que puede tener un alto impacto en evitar la pérdida de alimentos es designar un área específica para los que deben comerse primero. Puedes colocar los productos que deberías comer en la parte de adelante del refrigerador o separar los ingredientes que usarás para cocinar ese día... de esa manera harás un esfuerzo consciente por comer lo que tienes disponible para que se desperdicie menos comida. Como recordatorio para ti y para los demás, puedes colocar etiquetas con la fecha de vencimiento en los alimentos para indicar hasta cuándo se pueden utilizar.

Sé creativo al cocinar

Si ves que tienes varios alimentos "casi" vencidos, es hora de ser creativo en la cocina. Si tienes verduras que se están por vencer o quedan sobras de pollo que ya no quieres comer, ¿por qué no preparas un caldo? El caldo casero puede ser un ingrediente versátil que le aporta sabor a tus platos. ¡También se puede congelar! Es práctico por donde se lo mire.

Las sobras también pueden servir para juntar a la familia. Elige un día para preparar algo con lo que quede. Platos como pizza, sopas y guiso permiten ser creativos... intenta darle un toque diferente a comidas clásicas usando las sobras como ingredientes. Pueden juntarse en la mesa de la sala, encender la  TV  y combinar un festín de sobras con una noche de películas. Involucrar a más gente puede generar más motivación en la disminución de desperdicio de alimentos.

Dona alimentos... o tiempo

Los alimentos no perecederos como latas de sopa o de frijoles y frascos de salsa que están guardados hace tiempo en la parte de atrás de la alacena pueden donarse al almacen local. Si quieres liberar un poco de espacio o sabes que no comerás algo y todavía no se venció, dónalo. Las viviendas con problemas para obtener alimentos se pueden beneficiar con los productos que donas.

Otra forma de tener una perspectiva más amplia acerca de cómo los alimentos se pueden reciclar es hacer trabajo voluntario en un almacen. Trabajar para ayudar a las personas que no pueden comprar alimentos puede ser revelador, y poder darle un nuevo propósito a la comida donada ofreciéndosela a aquellos que la necesitan puede generar una mayor conciencia sobre la accesibilidad a los alimentos y ayudarte a comprender cómo utilizar mejor los recursos. 

Disminuir el desperdicio de alimentos es un esfuerzo comunitario que puede empezar en casa. Al aprovechar al máximo las sobras y seguir ciertos pasos para minimizar los desperdicios, no solo ahorrarás dinero, sino que harás tu parte para mejorar el medio ambiente y la seguridad alimentaria de todo el mundo. 

 

 

 

Artículos relacionados