CONVERGE | Entretenimiento

¿Boda de mi mejor amiga y fecha de parto de mi primer hijo? ¿El mismo día?

07 de enero de 2020

Así es como pude estar en ambos eventos.

Por: Rebecca Haber

Hace algunos años, quedé embarazada de mi primer hijo. Me sentía totalmente extasiada, hasta que caí en la cuenta de que mi fecha de parto era el mismo día de la boda de mi mejor amiga. A pesar de que vivimos a dos mil millas de distancia, estaba en completa negación y totalmente convencida de que podríamos sortear este pequeño inconveniente. Pero la realidad era que me iba a perder su boda, no había nada que ninguna de las dos pudiera hacer al respecto. Todos queremos estar en los eventos importantes de nuestros seres queridos, pero a veces la vida tiene otros planes. Por suerte, hay varias formas de participar en una boda, incluso si no puedes estar allí físicamente.

1. Ayudar a organizar la despedida de soltera o soltero

Si no puedes asistir a la boda, es muy probable que sí puedas aparecer en la despedida de soltero. Si eso tampoco es posible, fíjate si puedes ayudar con la organización. Comunícate con la dama de honor o con el padrino y pregunta qué cosas faltan por hacer. Puedes hacer llamadas telefónicas y reservaciones desde cualquier lugar, y liberar de algunas responsabilidades a los demás puede ser de mucha ayuda. Además, puedes realizar varios gestos pequeños, pero importantes, para que tu presencia se sienta. Averigua el lugar donde se llevará a cabo el brunch y manda una botella de champán a la mesa. O si tienes tiempo, ¡crea tu propio juego inspirado en la boda para que los invitados se diviertan! Para la despedida de soltera de mi mejor amiga, creé un juego parecido al Jeopardy con categorías personalizadas y preguntas muy divertidas y reveladoras sobre la novia.

2. Dedicar un poco de tiempo para ayudar a tomar decisiones

Otra forma de estar ahí para tus amigos y familiares es ayudando a tomar decisiones importantes. Planificar una boda puede ser un proceso largo y bastante estresante, de manera que ayudar a la novia o al novio a elegir de entre todas las opciones que se les presenten, puede ser bastante tranquilizante para ellos. Cuando mi mejor amiga fue a comprar su vestido de novia, le pidió a su hermana que se comunicara conmigo por FaceTime para que le diera mi opinión sobre los distintos vestidos que había elegido. Cuando había que decidir sobre el peinado, me envió fotos y me invitó a su página de Pinterest. Estos momentos y conversaciones casuales pueden parecer poca cosa, pero ser parte del proceso de la boda es una buena forma de estar presente y demostrar a tus seres queridos el afecto que sientes por ellos.

3. Crear una actividad de boda inolvidable

Cuando no puedes asistir a una boda, no solo te pierdes la ceremonia, sino también la recepción. Pierdes la oportunidad de celebrar el casamiento de tu ser querido, lo cual puede ser una gran decepción. Una forma de mantenerte involucrada es escribir un discurso y que alguien más lo lea en voz alta por ti.

Para la boda de mi mejor amiga, le pedí a una de nuestras amigas de la infancia que leyera mi ameno y sentido discurso durante la cena de ensayo y fue un éxito total. Además, hay muchas actividades divertidas e ingeniosas para la boda que puedes inventar y enviar en tu representación. Crea un libro de firmas personalizado con fotos de la novia y el novio. O mi favorito, crea tu propia cápsula del tiempo con mensajes en botellas: rotula varias botellas de vino con "Un año", "Cinco años" y "Diez años". Luego, reparte papel y lápices para que los invitados escriban mensajes para los novios que deberán abrir en los respectivos aniversarios.

4. Transmitir en directo la ceremonia

Ver a dos personas prometerse amor eterno es bastante fuerte. ¡Por suerte, no tienes por qué perdértelo solo porque no puedes estar ahí físicamente! Con la tecnología de video chat como  Skype o FaceTime, puedes ver en tiempo real el momento en que tus seres queridos intercambian sus votos matrimoniales.

Pídele a un amigo o familiar que sí asista a la ceremonia que se conecte contigo de antemano, y que sostenga en alto su smartphone o tablet para que ¡seas parte de la acción! Nunca olvidaré ver a mi mejor amiga caminar hacia el altar desde la cama del hospital durante el trabajo de parto.

Quizás no fue la experiencia que habíamos imaginado, pero gracias a la tecnología, las dos pudimos crear recuerdos que durarán toda la vida, sin ni siquiera haber estado en la misma habitación.

Artículos relacionados