Comunidad

Mujeres líderes olvidadas defensoras de los derechos civiles

08 de febrero de 2021

Conoce más acerca de las mujeres que impulsaron el movimiento de los derechos civiles.

En la lista de héroes del Movimiento de los Derechos Civiles de la década de 1960 suele faltar un grupo esencial: las mujeres.

Esto no se debe a que las mujeres no hayan participado u ocupado un rol importante en dicho movimiento. Ellas organizaron, educaron, idearon estrategias y escribieron. Crearon infraestructura, desarrollaron argumentos legales y guiaban a los activistas jóvenes. Además, reconocer su labor nos permite comprender con mayor profundidad cómo triunfó el movimiento de los derechos civiles.

Entonces, en el mes de la historia afroestadounidense de febrero, y siempre, recordemos sus nombres y agradezcamos su servicio.

A continuación, citaremos a cuatro de esas mujeres:

La Rev. Dra. Anna Pauline ("Pauli") Murray

En 1944, la Rev. Dr. Anna Pauline ("Pauli") Murray se inscribió en la Facultad de Derecho de la Universidad de Howard, fue la única mujer en su clase y la mejor estudiante. Durante un debate acerca de las leyes Jim Crow, Murray propuso impugnar la parte de "separados" de la doctrina "separados pero iguales". Su argumento de que la segregación era inconstitucional fue la base de su influyente libro de 1950, "States' Laws on Race and Color". Este volumen se denominó "la biblia" detrás del icónico caso que llegó a la Corte Suprema en 1954, "Brown vs. Consejo Educativo" que puso fin a la segregación escolar.

En 1965, Murray fue coautora del ensayo "Jane Crow and the Law", que constituyó el argumento de que la Cláusula sobre Protección Igualitaria de la Enmienda 14.ª también se debería aplicar a la discriminación basada en el género. Una joven abogada llamada Ruth Bader Ginsburg adoptó con éxito sus argumentos en el caso de la Corte Suprema de 1971, "Reed vs. Reed". Murray fue incluida como coautora de ese informe.

Murray, que murió en 1985 a la edad de 74, dejó un legado perdurable. Entre otros homenajes, la Iglesia Episcopal la santificó y Yale otorgó su nombre a una universidad residencial para conmemorarla.

Claudette Colvin

El 2 de marzo de 1955, la estudiante de secundaria Claudette Colvin se subió a un autobús en dirección al centro de Montgomery, Alabama. El conductor del autobús exigió a Colvin y a otros tres estudiantes que cedan sus asientos a una mujer blanca. Pero Colvin recién había festejado la Semana de la Historia Negra y se rehusó a levantarse. "Mi cabeza estaba demasiado llena de historia negra", argumentó Colvin. "Sentía que tenía a Sojourner Truth de un lado empujándome hacia abajo y a Harriet Tubman del otro haciendo lo mismo. No me podía levantar".

La policía arrestó a Colvin, pero su caso captó poca atención. Nueve meses después, una mujer llamada Rosa Parks tomó una postura similar, hecho que se convirtió en el histórico boicot de autobuses de Montgomery. Mientras tanto, Colvin continuó sus esfuerzos por generar un cambio. Ella fue una de las demandantes en el caso de la Corte Suprema de 1956, Browder vs. Gayle, que puso fin a la segregación en los autobuses de Alabama.

Maude Ballou

Maude Ballou había estudiado administración de empresas y literatura en la universidad y trabajaba como directora de programa en la primera estación de radio de afroamericanos en Montgomery, Ala., cuando un amigo de su marido le ofreció que fuera su secretaria personal. Era un joven pastor llamado Dr. Martin Luther King, Jr.

Ballour trabajó estrechamente con el Dr. King durante una época bisagra en la causa por los derechos civiles de 1955 a 1960; este período abarcó el boicot de los autobuses de Montgomery, la publicación del primer libro de King, "La marcha hacia la libertad; la historia de Montgomery", y la Peregrinación por la Paz de Washington D.C.

Su trabajo se convirtió en un blanco para los que se oponían al movimiento. En 1957, Ballou fue 21.ª en la lista de "personas e iglesias más vulnerables a los ataques" confeccionada por Montgomery Improvement Associations. El Dr. King encabezaba la lista. Tanto ella como su familia recibían amenazas y los miembros del Ku Klux Klan los mantenían vigilados.

Pero nada de esto detuvo a Ballou, quien murió a los 93 en 2019. "Fui muy temeraria", manifestó.  "No tenía tiempo para preocuparme por lo que podría suceder, qué había sucedido o qué sucedería. Seguíamos adelante".

Mamie Till-Mobley

El 28 de agosto de 1955, el hijo de 14 años de edad de Mamie Till, Emmett, fue asesinado brutalmente en Money, Miss. El asesinato fue cometido por dos hombres que habían acusado a Till de silbarle a una de sus esposas. El cadáver de Till fue descubierto tres días después en el río Tallahatchie.

A pesar de los intensos esfuerzos de los oficiales por deshacerse del cadáver rápidamente, Till obtuvo una orden judicial para que los restos de su único hijo fueran enviados a Chicago. El ataúd de Emmet Till llegó con candado y sellado por el estado de Mississippi, pero su madre no se intimidó. Insistió en exhibir el cadáver de su hijo durante el funeral. "Quería que el mundo viera lo que le habían hecho a mi bebé".

Más de 100.000 personas vieron el cuerpo masacrado de Emmett Till en su ataúd. Se consideró la mayor manifestación por los derechos civiles hasta ese momento en la historia estadounidense. Hasta su muerte en 2004, Till-Mobley (quien volvió a casarse después del homicidio de su hijo) se convirtió en una defensora de la justicia racial y de los derechos de los niños desvalidos.

Estas mujeres lucharon por mucho tiempo y con esmero por sus derechos y los de todos los estadounidenses. Cuandolas recordamos y homenajeamos a ellasy a su legado.

Artículos relacionados